Cloud Computing vs “On-premise”

cloud computing vs on premise

Antes de tomar la decisión de migrar la infraestructura tecnológica de cualquier pyme a la nube, se deberían tener en cuenta una serie de aspectos, a parte del ahorro económico, que pueden incidir muchísimo a la hora de decantar la balanza a favor o en contra del cloud computing.

En el siguiente artículo vamos a analizar los puntos más importantes uno a uno:

1.¿Dónde se encuentran alojados los servidores?

Esta es una de las principales diferencias y la más evidente. Con las soluciones “on-premise” los servidores físicos y todas las aplicaciones de gestión del negocio se almacenan físicamente en las propias instalaciones de la empresa. Si contratamos servidores  en la nube, todo o una parte de tu infraestructura tecnológica se encuentra hospedada en un centro de datos y por tanto la responsabilidad de gestión del servidor queda en manos de un proveedor externo. Esto significa que todas las herramientas de mantenimiento y gestión, actualizaciones de sistemas, equipos de refrigeración y la potencia de entrega pasan a ser gestionadas por la empresa dónde los propios servidores están alojados.

2.Entornos de colaboración y distribución de las aplicaciones.

Con el Cloud Computing mejora el entorno de colaboración y rendimiento de aplicaciones. De acuerdo con el estudio de Aberdeen Group, el 71 por ciento de las empresas que se pasan al Cloud Computing reconocen que la gestión de aplicaciones es más fácil, y el 45 por ciento de ellos están disfrutando de una implantación de aplicaciones más rápida. Inicialmente, solo empresas multinacionales y grandes corporaciones eran quienes sacaban mayor partido del Cloud; sin embargo, en la actualidad, el Cloud Computing ya es un modelo introducido en la pequeña y mediana empresa y es la tecnología de base para llevar a cabo la transformación digital en cualquier pyme.

3.Los costes de electricidad son algo a considerar.

Las empresas deben tener en cuenta la cantidad de electricidad que se necesita para alimentar entornos “on-premise”. A pesar de que los servidores de hoy en día son mucho más eficientes que años atrás, todavía consumen una gran cantidad de electricidad. Se calcula que el coste energético anual de un servidor “on-premise” puede llegar al 50% del presupuesto anual sin incluir los gastos generales de mantenimiento y la estructura de personal dedicada. Para las grandes empresas con salas de servidores, esto puede llegar a ser muy caro.

4.Hay que tener en cuenta el ancho de banda.

Con la nube, algunas empresas pueden encontrar que no tienen suficiente ancho de banda para soportar el número de aplicaciones y la cantidad de datos que se mueven a través del entorno virtual. La manera de resolver este problema consiste en invertir más y aumentar la capacidad de las soluciones en la nube. Sin embargo, algunas empresas pueden encontrar que cuando es el momento para actualizar sus sistemas, es más fácil simplemente agregar servidores virtuales – o no – a su red en las instalaciones y aumentar el ancho de banda que reciben de su proveedor de servicios de Internet. Esto, sin embargo, viene con costes operativos adicionales.

Advancegroup ofrece todas las alternativas posibles para cualquier negocio tanto si la decisión es a favor de los entornos Cloud Computing u “on-premise”.

Nuestro equipo de consultores expertos le aconsejaran sobre la mejor opción para su negocio en http://advancegroup.es/contacto/ 

Compartir: Facebook, Twitter, LinkedIn